Tuesday, August 29, 2006


COMO EN CASA
La primera vez que entre en una mezquita fue una sensación extraña... me sentí como en mi propio hogar. No es que tenga intención de convertirme al islamismo, pero es bueno el aporte de lo mejor de cada experiencia y si que creo que los cristianos deberíamos aprender mucho de estos lugares a la hora de buscar sitios que inviten a la oración y a la reflexión.
Las iglesias son siempre oscuras, frías e incómodas.El componente de "temor de Dios" está siempre presente...Se nos inculca que Dios es un padre que nos ama en un lugar tenebroso, rodeados de imágenes de hombres torturados por su causa.... Creo que es una mala e incongruente idea.
Las mezquitas son luminosas y alegres. Andar descalzo sobre miles de alfombras colocadas una junto a otra y sentarse en el suelo no es solo un simbolo de respeto, aporta comododad y frescura, te ayuda a sentirte como en casa. Creo que asi es más fácil comunicarse con Dios, con naturalidad.


Hasta el hombre que cuida de los zapatos se parece a algún personaje de cuento de nuestra infancia.

1 comment:

atenea crisoelefantina said...

Constantinopoli es maravillosa!!! y la mezquita azul mucho más!!!
Te gusta el circo gran Fele? Ensayan al lado de mi casa, creo que preparan un espectáculo muy bonito para finales de año.
ME gustan tus fotos!! Un saludo desde Valencia.